El día mundial del Alzheimer

El día mundial del Alzheimer

 

El Alzheimer, maldita enfermedad esa que te hace olvidar 

Alzheimer maldita enfermedad esa que te hace olvidar poco a poco los recuerdos. Quien eres, quienes son las personas que te rodean. Un Cerebro que poco a poco queda convertido en demente, en una total y absoluta dependencia. Una peque√Īa masa de restos de tejido cerebral, que por consiguiente da lugar a la lenta perdida de movilidad total. El cuerpo queda postrado semiflexionado y semir√≠gido.

 ¡Que crueldad!

Qué angustiante tiene que ser si un día te levantes sin saber dónde estás, que día es o quien eres. Y la confusión tan angustiosa que sentirá si estando en la calle paseando tranquilamente de pronto no sabes dónde estás. No saber ni dónde está tu casa, ni a dónde te tienes que dirigir, ni siquiera porque estas ahí.

As√≠ son los primeros s√≠ntomas del alzheimer, de √©sta ‚Äúmaldita enfermedad‚ÄĚ, desorientaci√≥n temporal y espacial.

Convivir con el alzheimer  

Cuanta pena para esa persona que un d√≠a dice que no quiere salir a pasear porque le duelen las rodillas. O bien porque se puede caer y romperse alg√ļn hueso. Aunque lo √ļnico que est√° ocultando es ese miedo a perderse de nuevo y no saber volver a casa, de no ser capaz de decirte la verdad para no preocuparte. Y t√ļ‚Ķ‚Ķ‚Ķque ya est√°s viendo que te repite lo mismo una y mil veces, que te pregunta la hora cada cinco minutos‚Ķ‚Ķ. pero que tampoco quieres ver la realidad de lo que est√° ocurriendo.

Cuanta angustia y desesperación para nosotros, ver que está ocurriendo algo que irremediablemente es progresivo. De unos primeros sintomas hasta llegar a una invalidez total y sin poder evitarlo.

 Y las medicinas para el alzheimer !?

Aceptación del alzheimer y evolución 

Los familiares tenemos que prepararnos para un cambio radical en nuestras vidas, hay una persona que depende completamente de nosotros. Ya no se puede dejar sola.., en definitiva hay que cuidar ma√Īana, tarde y ¬†noche.

El proceso de adaptaci√≥n es lento, duro y muy doloroso de asumir a lo largo de los a√Īos. Conforme pasa el tiempo van apareciendo nuevas complicaciones, problemas en el enfermo, que hay¬†que ir tratando y solventado.

Al principio comen solos, beben solos, hacen muchas cosas solos, pero poco a poco se van olvidando. Olvidan de cómo llevarse la cuchara a la boca, de como coger el vaso para beber. Se olvidan de todo, hasta de donde tienen que hacer sus necesidades …..

Es el cuidador o cuidadores los que tienen que darle la comida, cogerle de la mano para que camine, llevarle a la cama, desnudarle y vestirle porque de eso también se olvida……

Llega un momento en que tambi√©n se olvida de andar y ‚Äúcae al suelo¬†porque no sabe c√≥mo tiene que mover los pies‚ÄĚ.

Y as√≠, poquito a poquito, hasta que al final termina haciendo vida de sill√≥n-cama y silla de ruedas, es entonces cuando hay que aprender a coger al enfermo en brazos, evitando da√Īarte y da√Īarlo a √©l.

Por supuesto en √©ste estadium el enfermo ya no reconoce a nadie, ni habla, ni sonr√≠e, ni llora, ni tan siquiera te mira cuando le hablas ūüėĒ.

El Alzheimer avanza a la residencia 

Y es aqu√≠ cuando como familiar y cuidador te planteas hasta cuando vas a poder seguir haciendo todos √©stos esfuerzos f√≠sicos,¬†si adem√°s ya tienes una edad que te va limitando f√≠sicamente. Tienes a una mujer interna que descansa los fines de semana y festivos, pero si √©sta falla y t√ļ no puedes dejar el trabajo te preguntas: ¬Ņsi a m√≠ meocurre algo y no puedo cuidar a ‚Äú√©ste personajillo tan querido‚ÄĚ qui√©n va a poder asumir el cargo, qui√©n lo va a hacer, qui√©n del entorno familiar o¬†social est√° preparado para hacerlo?

Surgen preocupaciones y tienes que tomar decisiones con las correspondientes dudas de si son o no las acertadas, pero hay que tomarlas para tranquilidad de todos y que ‚Äúel personajillo querido‚ÄĚ est√© en un lugar seguro donde reciba unos cuidados aceptables cuando t√ļ y el entorno no lo¬†pueda seguir haciendo.

Y es as√≠ como tras varios a√Īos de enfermedad (en √©ste caso particular diez) surge la necesidad del ingreso¬†residencial. √Čsto no significa dejar de ver al enfermo, lo puedes ver a diario, seguir cuid√°ndolo.

En √©ste caso concreto la Residencia donde ha ingresado est√° a cinco minutos andando desde mi domicilio, no tiene horario de visitas, puedes ir a cualquier hora, incluso quedarte a dormir si es necesario (por ejemplo si se enferma), hacerle todos los cuidados que quieras‚Ķ‚Ķ..;¬†ahora dedico m√°s tiempo a estar tranquila con el ‚Äúpersonajillo‚ÄĚ haci√©ndole caricias, rehabilitaci√≥n, masajes‚Ķ..etc , algo que antes por falta de tiempo no pod√≠a hacer

Y aunque voy todos los d√≠as a visitarle, mi trabajo lo llevo tambi√©n m√°s atendido que en a√Īos anteriores. Todo tiene sus ventajas y sus inconvenientes¬†pero NADA ES PERFECTO para √©sta ¬†‚Äú maldita enfermedad‚ÄĚ.

 

Deja un comentario